OBRAS DE TEATRO CORTAS

Obras de Teatro Infantiles, cómicas, para niños, jóvenes y adultos

Obra Corta "Los Huecos" de Rodrigo Tanoira

Rodrigo Tanoira nos vuelve a enviar su material, en este caso una obra de 3 personajes principales a los que pueden darles nombres según su país, ya que Rodrigo es Argentino tambien encontraran algunos "argentinismos" en la misma, que bien pueden ser adaptados a sus costumbres.

Titulo: Los Huecos
Autor: Rodrigo Tanoira


Henrik Ibsen: “El deseo del protagonista lo impulsa hacia delante, su fantasma lo impulsa hacia atrás. Es como navegar con un cadáver en la bodega”.

Un espacio subterráneo. Todo está sumergido en un clima húmedo, espeso y grisáceo. Las densas goteras hacen del espacio un lugar inhabitable. Estás mojan, interrumpen y molestan a cada instante. La vida sostenida en la penumbra aparece con su frívolo protagonismo.
Se escuchan ruidos desde la pared. Movimientos y golpes  entre un murmullo seco. De a poco podemos distinguir un tono de voz conciso, definido, como si alguien estuviese dirigiendo una procesión. Y de repente un cuerpo cubierto de polvo y pequeñas piedras cae al suelo desde un hueco en la pared. Ahora las voces son mas claras y comienza a abrirse la escena.

AC1: (acaba de caerse desde un hueco en la pared, pero es atlético y vital; en un salto se incorpora y continua como si nada) un paso importante en la evolución del hombre fue la pulcritud (mientras se limpia con las manos el traje último modelo que lleva puesto)

AC2: (asomando la cabeza desde el hueco) ¿se encuentra bien?; no es la primera vez que se cae, ya debería saber como son las cosas; después del tercer codo son tres metros como mucho y ahí nomás el hueco, tiene que acordarse

AC3: (en off ya que está dentro del túnel) ¿se cayó de nuevo?, que pelotudo, se va a matar y ahí contame que hacemos…

AC1: decile al muchacho que lo estoy escuchando

AC2: (hacía dentro del hueco) te está escuchando salame, un poco mas de respeto

AC3: decile que me perdone, es que me preocupo, si el tipo se muere quien paga

AC1: terminemos por favor, bajen que voy haciendo lugar

En el espacio hay un catre cubierto de tierra, piedras, tachos agujereados, algunas frazadas y mantas sucias y pulguientas que AC1 despeja rápidamente.
Entre AC2 y AC3 comienzan a sacar y tratar de bajar del agujero en la pared, con ciertas dificultades por cierto, un ataúd aparentemente cerrado que transportan cuidadosamente.

AC1: pónganlo acá (indica el catre y es lo que hacen AC2 y AC3) bueno, listo el pollo

AC3: ¡pelada la gallina!

AC2: ¿entonces?

AC1: ¿¿entonces??

AC2: quiero decir: ¿nos paga ahora?, ¿nos paga después?, ¿necesita algo mas?… ¿cómo viene la mano?

AC1 prende un cigarro que inmediatamente apaga; luego saca una petaca que no bebe y se la entrega a AC3; AC3 la prueba y prácticamente la escupe.

AC1: creo que lo mejor es pagarles y cerrar el trabajo, fueron muchos días, muchos nervios... ¿cuánto sería? (introduce la mano en la solapa pero no arriesga a sacar nada)

AC2: (mira a AC3 buscando complicidad, pero este sigue tosiendo el trago) mire, a las apuradas, si quiere, le saco la cuenta, habíamos hablado en un principio…

AC1: (lo interrumpe) habíamos hablado de que participarían de las ganancias, ahora que recuerdo, obviamente cuando yo logre ubicar… (señala el cajón. AC2 lo mira un poco desengañado, AC3 sigue tosiendo)

AC2: yo volvería al arreglo inicial; le cobramos el pozo, sacar al coso ese y traerlo… cerramos así y todos felices; ¿a vos que te parece?, ¿pensás igual que yo?

AC3: (mas calmado) claro, aparte en mi casa van a sospechar, hace varios días que no vuelvo, prefiero cobrar ahora… ¿cuánto sería?

AC1: yo no quiero que piensen que soy un tipo insistente (pone su mano en el hombro de AC2), pero les aseguro que si prefieren esperar unos días hasta que ubique… (señala el cajón), ganarían el triple o el cuádruple o el quíntuple; ni se imaginan todo el poder y el dinero que conseguirían con un poquitito de paciencia… esto no es joda, el que te jedi (señala el cajón) nos puede parar para toda la vida

AC2 y AC3 se miran como sospechando de esas palabras, pero tentados

AC2: creo que preferimos cobrar e irnos, ¿a vos que te parece?

AC3: que si, que ya dije que si, cobremos y vámonos rápido; ¿cuánto sería?

AC2: (saca cuentas) … el pozo… 48… 71 mas los viáticos (mira el cajón)… 85… 106 mas las herramientas… 232 (mira el cajón nuevamente)… mas los 100 que puse yo, la comida redondeamos en 150… (se detiene en el cajón. Lo observa estudioso), ¿quién esta ahí?

AC1: (con sorpresa) ¿como?

AC2: adentro del cajón

AC1: ¿qué cajón?

Se hace un silencio incómodo

AC3: mi compañero tiene razón, el tomuer… ¿quien es?

AC1: (tratar de esquivar el tema) si se los digo los comprometo, es preferible que no lo sepan (es un personaje carismático) entiendan que los estoy cuidando

AC2: pero recién habló de ser socios, “vamo y vamo” como quien dice

AC1: claro, lo sigo sosteniendo

AC3: entonces con mayor razón deberíamos saber quien está ahí adentro

AC1: (piensa) hagamos una cosa, ustedes aceptan cobrar después de… (señala al cajón), y yo les digo quien es después de… (hace gestos con las manos)

AC2: ¿y como quiere meternos en el negocio sin decirnos quien es el tomuer?

AC1: el trabajo de ustedes fue robar un cajón cerrado. La logística a partir de este momento no los incluye, solo tienen que limitarse a esperar el pago, previa comercialización mediante

Hay un silencio

AC3: a mi un poco me convenció, si hacemos dos, hacemos tres… ¿cuánto ganaríamos mas o menos?

AC1: calculale… (piensa)

AC2: ¿y si no encuentran el cajón?; ¿quién es el del cajón?, mire si va alguien a ponerle una flor, a pedirle algo… es común pedirle favores a los muertos

AC3: mi abuela le pedía a su abuela fallecida que le ayude a ganar la lotería, toda la vida así,  y siete días antes de morir ganó un vagón de guita. Se la robaron en una salidera, apenas acababa de cobrarla, eso la mató. Las angustias muy profundas calan hasta la muerte cuando llega la ancianidad. Había superado la primer guerra mundial, donde casi toda su familia había muerto, se casa con un inglés impotente que finalmente muere cuando ella estaba entrando en la menopausia. A los setenta y tres años adoptó a mi madre para criarla sola

AC1: (vuelve con AC2) por eso dejamos un cajón suplente, para que nadie sospeche nada

AC2: pero no es lo mismo

AC1: mire, despreocúpese, este es mi trabajo, soy un profesional que calcula hasta el último detalle. Seguramente lo van a ir a visitar, pero tampoco lo van a desenterrar cada vez para comprobar que esta ahí, ¿me entiende?

AC2: (insistente) dígame quien es

AC3: ¿cuánto vamos a cobrar?, ¿me alcanzará para una heladera nueva?

AC1: (toma una actitud severa) tal vez lo mejor sea hacerles un cheque y listo; hacen demasiadas preguntas (mete su mano en la solapa pero no avanza en la acción); ¿cuánto es?

AC2: mire, me parece que no me importa mucho la plata ahora, prefiero que me diga, en este preciso momento, quien es el muerto

AC1: (empieza a sentirse presionado) La vida es un confuso episodio de escenas. Una atrás de la otra, superponiéndose, amortiguando los días en un vaivén donde el péndulo va a hacia un lado y después hacia el otro; ¿saben cuando se pone peor entonces?

Silencio

AC1: cuando el péndulo no va hacia ningún lado, ni para tu lado, ni para el mío, ni para el de nadie… eso es la muerte, ahí te diste cuenta que cagaste la fruta

AC2 se cansa y lo toma de la solapa

AC2: o me decís quien es y después nos pagas o agarro aquel hacha y destrozo tanto al cajón como al muerto

AC3: (para calmar los aires) che, no es tan difícil, ¿decile a mi amigo quién es?... ¿Perón?, ¿Gardel?, ¿Belgrano?, ¿Piazzola?, ¿Borges?... ni que fuera Tutankamon, dejate de joder; ¿es internacional el muerto?

AC1: no. No. No. No

AC2: (toma el hacha) cuento hasta cinco, si no decís quien es el muerto y nos pones la teca sobre el jonca, en cinco, te hago mierda, estoy enojado y tengo sed de sangre, soy un depredador hambriento (lo parece)

AC1: (intenta calmarlo) te estás dejando llevar por un stress post traumático, tenés que defenderte de tu cerebro, ahora sos tu peor enemigo

Cuando AC2 está a punto de cortar a AC1, suena el celular de AC2

AC2: (atiende) hola… si, el habla (escucha); ¿cómo dice que le va? (a los otros dos), del cementerio; si, dígame… (escucha)

AC1: (habla bajo, preocupado) como del cementerio, ¿del cementerio, cementerio?

AC3: (también habla bajo) cuando estábamos saliendo con el cajón se cruzó con un guardián y le pidió que si sabía de algún trabajo lo llamara

AC2: (sorprendido) es una gran noticia, ser sepulturero, (se emociona) es un sueño (se le corta la voz), gracias, gracias

AC2: no la tenía esa, soñaba enterrar muertos, que dulce

AC2 no puede con sus lágrimas y recuesta su cabeza en el hombro de AC3 que mientras lo contiene toma su teléfono

AC3: hola, mire, mi compañero esta muy emocionado y no puede hablar, dígame a mi (escucha); ¿entonces cuando tendría que presentarse? (escucha); muchas gracias señor… Claudio, muchas gracias…

AC2: (le quita nuevamente el teléfono, llorando) ¡usted es el Papa para mi! (corta)

AC1: están totalmente locos, ¿acaban de hablar con el guardián del cementerio en donde profanamos una tumba hace menos de dos horas?

AC3: estábamos en el mal camino hace dos horas, pero ahora que las intenciones de Dios se posaron en labios del guardián, que quiere que le diga, volvemos a las rutas del bien

AC2: (mas repuesto) usted debería seguir nuestro camino

AC1: ¿qué camino?, a ustedes los contraté para hacer este hueco, sacar un cajón del cementerio, traerlo y nada mas. Este hombre, el guardián, ¿vio el cajón?

AC3: si, si, estábamos sacando el cajón por la reja de atrás, después de cortarla,  y el hombre estaba ahí, del otro lado, lo saludamos al paso como a cualquier buen cristiano hasta que a mi compañero se le ocurrió preguntarle por trabajo. Esta muy duro todo señor, hay que tirar todas las puntas posibles

AC1: ¿y le diste tu número de teléfono?

AC2: y el suyo, por las dudas, a veces me pasa que me olvidó el celular y seguro que en ese momento llaman. Le dejé el suyo y el de mi compañero

AC1: (asustado, preocupado, todo) ¿y no les dijo nada cuando vio el cajón?

AC2: por supuesto que si, imagínese, dos tipos desconocidos sacando un muerto del cementerio que esta cuidando

AC1: ¿¿les preguntó??... ¿qué les preguntó?

AC3: ¿adonde van con ese féretro?, eso, a mi me causó risa la palabra féretro, ¿existe en el diccionario?

AC1: (ya desesperado) ¿qué le contestaron?

AC2: que lo traíamos acá

AC1: ¿acá?, ¿le dijeron del túnel?

En este momento comienzan a escucharse una sirena policial acercándose. AC1 saca un revolver de su cintura. La situación se pone intensa.

Policía: (en off, con un megáfono) entréguense, están rodeados, la vida o el muerto

AC1: tenemos que escapar; ahí tienen al guardián solidario, le contó todo a la policía. El llamado fue para corroborar que eran ciertos los datos. Síganme, agarren el cajón

AC2: nosotros no vamos a ningún lado, vamos a decir que fuimos engañados

AC3: usted dijo que era normal sacar muertos para la facultad de medicina

AC1: yo nunca dije eso

AC2: usted lo repitió varias veces, y que se ocuparía del tramiterio legal al otro día, iba a ser delito solo por una noche; después usted justificaba el desentierro por medio del ministerio de salud y todos tranquilos, ¿se acuerda?

AC1: ¡están enfermos! ¿qué ministerio de salud?, acá estamos hablando de miles de dólares. ¿Cambiaron de idea porque creen que lo del trabajo es cierto?

AC2: pará que todavía no mencionamos la guita, pará que hay que ver como pagan

Policía: (en off) voy a contar hasta diez, si no salen ese tiempo me veo obligado a ir por ustedes

AC1: llamaron para rastrearnos, para confirmar que son dos idiotas que se auto vendieron

AC2: ojo con lo que dice

Policía: (en off) me perdí, estaba contando y me perdí, pero mas o menos creo haber llegado a diez…

AC1: estúpidos (gira alrededor del espacio buscando otra posibilidad de salir)

Policía: (en off) estoy un poco gordo y corro el riesgo de quedarme trabado a medio camino, salgan primero ustedes así la hacemos mas corta

AC1 mira el cajón, suspira, sabe dentro suyo que esta casi acabado; intenta no nublarse en pensamientos; entonces trepa al hueco a punta de pistola y se pierde dentro. Hay unos instantes de silencio, de inmovilidad. Luego se escuchan disparos y después otra vez silencio.
AC2 y AC3 se acercan al cajón, se miran, se tientan y finalmente comienzan a forcejear con la tapa para poder abrirlo. Cuando casi lo logran, el policía aparece por el hueco; es muy gordo. Pasa la cabeza, pero a la altura de los hombros queda trabado y no puede sacar los brazos con la pistola. Se observan por unos segundos.

Policía: quedan totalmente detenidos

Otra pausa. Nadie se mueve. Hay caras de preocupación. Saben que dadas las circunstancias nadie puede irse de ahí

AC3: ¿nos va a leer los derechos?

Policía: no me los acuerdo de memoria, si quieren improviso un poco

AC2: así nos vamos entreteniendo

Policía: muy bien. Tienen derecho a permanecer callados, se pueden sentar también. Tienen derecho a una vida digna, a salud, alimentos y educación…

AC3: esos son otros derechos

Policía: claro. A ver. Tienen derecho a permanecer callados y a guardar silencio

AC2: es lo mismo, los dos derechos son iguales

Policía: claro. Lo que pasa es que hay tantos derechos que no me los acuerdo bien. Si hubiera menos es mas fácil… tienen derecho a permanecer callados… y a no sentirse culpables hasta que se demuestre lo contrario… derecho a una identidad pública…

El sonido de la voz se aleja, como las luces van lentamente bajando su intensidad hasta quedar a oscuras. Hay una música estridente.
De a poco comienza a iluminarse la escena. Lo que vemos es el mismo espacio físico que había, con el cajón cerrado inclusive. Los esqueletos del policía y los dos ladrones están ubicados en la misma posición que antes.
Se abre otro hueco, justo frente al anterior. Igual que al principio cae cubierto de polvo AC1, detrás y con el AC4 y AC5.

AC1: (mira el cajón) aquí lo tenemos de nuevo, tal cual lo dejé

AC4 y AC5 se posicionan para cargar al muerto

AC4: ¿los esqueletos se quedan?

AC1: pobres, si, mejor no molestemos su descanso (dicho esto trepa al hueco y comienza a salir) vámonos antes que nos caigan (sale completamente)

Detrás van AC4 y AC5 cargando el cajón

AC4: ¿quién será el finado?

AC5: y… seguramente alguien importante, no se, Fangio en una de esas

AC4: no, Fangio no creo; puede ser Sandrini… ¿preguntale?

Están saliendo

AC4: (ya en off dentro del hueco) ¡señor!, ¿quién es el tomuer?

AC1: (en off desde el hueco pero mas lejos) si se los digo los comprometo, es preferible que no lo sepan…

Apagón final.

Obra Corta "Mala Locura" de Leo V. (3 Escenas)

Un nuevo autor casi anonimo nos envio esta obra de teatro corta con la cual abrimos las publicaciones en este año 2015, la misma consta de 3 escenas y 2 personajes, espero la disfruten.

Título: Mala locura 
Autor: Leo V.

Personajes:
ROSAURA
WALTER

ESCENA I 
Una habitación donde podemos distinguir una cama y al costado una mesa con una botella de whisky y 2 sillas.

Rosaura (viéndose en el espejo): Esta vez tiene que caer, me gusta mucho y esta es mi última oportunidad para poder tener un hijo con Walter. (Se escucha que tocan la puerta, ella se termina de arreglar el pelo y va hacia la puerta y la abre)

Walter (la mira seriamente): Para que me llamaste Rosaura tenía otro asunto que resolver y me llamas diciéndome que es algo urgente si sabes que ya no hay nada entre nosotros

Rosaura (Lo mira de frente acercándose para darle un beso): Ni siquiera saludas (se pone de puntillas y le da un beso mientras Él trata disimuladamente de esquivar el beso) Pasa solo quería darte una sorpresa ya que será la última vez que podamos compartir algo juntos, pasa toma asiento.
(Se sientan los 2 frente a frente y ella le sirve un vaso lleno de whisky a Walter y ella se sirve menos de un cuarto de vaso)
(Se cierra el telón)

ESCENA II 
Sobre la mesa  3 botellas de whisky vacías y se nota a Walter muy ebrio y a Rosaura aun en buen estado.

Rosaura (Rosaura se pone de pie se dirige a él lo toma del brazo): Amor se ve que estas muy mal será mejor que te acuestes)
Walter (se pone de pie): Si será mejor que descanses.
Rosaura (Lo hace sentar en la cama y le empieza a quitar la ropa dejándolo en ropa interior, le jala el brazo y hace que Walter se ponga de pie, abre la cama y lo acuesta, ella empieza a quitarse la ropa)
(Se cierra de telón)

ESCENA III 
  En la habitación luego de 3 semanas.

Rosaura (Rosaura sentada en la cama, tocan la puerta, se pone de pié y camina y abre la puerta): Amor buenas noticias estoy embarazada seremos padres y formaremos una bonita familia.

Walter (pone la cara de sorpresa): Como puedes decir eso, debes estar loca.

Rosaura (Rosaura lo hace pasar y se sientas frente a frente en las sillas de la mesa): Amorcito no recuerdas que hace 3 semanas lo pasamos aquí haciendo el amor.

Walter (la mira fijamente): Estuve muy borracho no recuerdo nada.

Rosaura (toma un papel que estaba sobre la mesa y lo desdobla le da a Walter): Si mi amor mira aquí está la prueba que estoy embarazada, seremos padres.

Walter (toma el papel lo mira y se pone de pie bruscamente): Te tenías que salir con la tuya, Rosaura no entiendes que me voy a casar y que yo a ti no te amo.

Rosaura (se pone de pié y empieza a llorar): amor no creo que seas capaz de no hacerte cargo de nosotros, de mí y del hijo que tendremos.

Walter (se toma la cara y se tapa los ojos): Como pude caer en tu trampa.

Rosaura (sigue llorando y lo abraza, pero él la aleja): No fue trampa amor, si nosotros nos amamos.

Walter (la agarra de los brazos bruscamente): No lograrás que yo sea infeliz por tu locura de retenerme a tu lado, Si me haré cargo de mi hijo.

Rosaura (sonríe): Seremos muy felices amor.

Walter (sonríe irónicamente y ella pone la cara de sorpresa): Jajajajaja te dije que me haría cargo de mi hijo no que viviría contigo, te enviaré a mi abogado para que acuerde cuanto corresponde para poder darte de manutención de mi hijo.

Rosaura (se sienta en la cama llorando): Pero Walter no puedes dejarme así, no puedes.

Walter (que aun tenía el papel en la mano lo arroja a los pies de Rosaura): debiste pensar antes de hacerte esto tú misma. (Se dirige a la puerta la abre y se detiene)

Rosaura (se pone estérica a gritar): Tú no puedes dejarme, yo te amo.
(Walter sale de la habitación y cierra la puerta, Rosaura se queda llorando)

Cierre de telón. Fin.

Saquese pa’ su rancho

Carlos Ulises Cruz Rosales nos comparte su obra de teatro para el Dia de los Muertos, se las dejo a continuación.

SAQUESE PA’ SU RANCHO!

Catrina: Un personaje con carácter soberbio de saber su status. Originalmente llamada Mictecacihuatl (náhuatl: mictecacihuatl, ‘señora micteca’‘micteca, micteca; cihuatl, señora’)? en la mitología mexica es la reina de Mictlán, el 9o. y último nivel del inframundo. Su propósito es vigilar los huesos de los muertos. Ella presidía los festivales mexicas hechos en honor de los muertos (que evolucionaron con la incorporación del cristianismo hasta el Día de Muertos contemporáneo), es conocida como la "Dama de la Muerte", ya que se cree que murió al nacer. La versión original es un grabado en metal autoría del caricaturista José Guadalupe Posada, el nombre original es «Calavera Garbancera». «Garbancera» es la palabra con que se conocía entonces a las personas que vendían garbanza que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, ya fueran españoles o franceses (este último más común durante el porfiriato) y renegaban de su propia raza, herencia y cultura. Esto se hace notable por el hecho de que la calavera no tiene ropa sino únicamente el sombrero, desde el punto de vista de Posada, es una crítica a muchos mexicanos del pueblo que son pobres, pero que aun así quieren aparentar un estilo de vida europeo que no les corresponde. Fue Diego Rivera quien la dibujó por primera vez vestida en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, donde la calavera aparece como acompañante de su creador: José Guadalupe Posada. También fue el muralista quien la llamó «Catrina», nombre con el que se popularizó posteriormente, convirtiéndola así en un personaje popular mexicano.
Jack O’ Lantern: Un jack-o’-lantern (linterna de Jack en inglés) es una calabaza tallada a mano, asociada a la festividad de Halloween. Una antigua leyenda irlandesa narra que la calabaza iluminada sería la cara de un tal Jack O'Lantern que, en la noche de Todos los Santos, invitó al diablo a beber en su casa, fingiéndose un buen cristiano. Como era un hombre disoluto, acabó en el infierno.

Difunto Hermenegildo
Santa Claus
Blair la bruja
Tutankamon la momia
Cooper el zombi
La llorona
El nahual
Momia de Guanajuato

Catrina: Mmm! Adoro el aroma a sahumerios de copal en noviembre, el vivido color de la flor de cempaxúchitl. El dulce sabor de la fruta fresca de temporada y el nostálgico eco de los recuerdos de quienes aun existen de forma terrenal.
Hoy las animas que aun viven en la memoria de las gentes, ¡CON MI PERMISO! Y una respectiva parte de sus ofrendas, podrán salir del mundo de los muertos para asistir con sus familias. Y es así como…
Jack: ¡Dulce o truco!... ¿o como dicen aquí? ¡Ah si! ¡Queremos halloween! ¡Queremos halloween! ¡Queremos hallo…
Catrina: ¡Basta! Pero como te atreves tu, ¡Interrumpirme a mi! ¡Que falta de respeto es esta!
Jack: Disculpe usted señora…
Catrina: ¡Señorita! Aunque te cueste mas trabajo
Jack: Disculpe usted señorita, yo solo andaba por aquí inocentemente pidiendo mi Halloween
Catrina: ¿Tu Halloween? ¿Pero que diablos es eso niño?
Jack: ¡Ah! Pues es una tradición que sucede los días últimos de octubre y primeros de noviembre, en las que las personas andan por las calles vestidos de monstruos yendo de casa en casa para pedir dulces
Catrina: ¡JA! ¿Tradición haz dicho? Pero que vas a saber tu, ¡Mocoso! Sobre tradiciones… ¿Qué es esa cosa de andar pidiendo cosas en la calle? ¿A caso te quieres volver mendigo? Además debería darte miedo salir tan noche tu solo por la calle, ¿No vez que le pueden dar un levantón a tus dulces?
Jack: No tengo Miedo, porque yo soy el gran ¡Jack O’ Lantern, el temido representante de las noches de Halloween!... ¡Muajaja!... además no vengo solo, salí en bola con mis amigos, digo, ¡Con mi banda!
Catrina: ¿Lantern has dicho? ¡Ash! Tenias que ser gringo, ¡muchacho!
Jack: Oiga señora, digo, señorita. No me discrimine solamente porque no soy de aquí, además debería de estar contenta de que este yo presente, ¿Acaso no ve lo alegre de la noche? Niños por todos lados ¡Y lo mejor! Las ganancias de las vendimias, de los dulces, de los disfraces, ¡Todo!
Catrina: De verdad que tu tienes calabaza en el cerebro… ¡Y mira que estoy hablando en sentido figurado, he!
Jack: Ósea, ¿Cómo?
Catrina: Nada hijo, nada… Lo único que vas a conseguir es que los niños se pongan obesos con tanta cochinada
Jack: Pues a usted no le vendría mal subir unos kilitos ¡he! Además, usted que va a saber de esta tradición
Catrina: ¿Cómo? ¿Qué no sabes quién soy yo?
Jack: ¿Una mujer con trastornos alimenticios?
Catrina: ¡No mocoso! Yo fui nombrada como la dama de la muerte por dioses ya olvidados, conocida como la garbancera pos Posada y rebautizada por Rivera… ¡Como la Catrina!
Siente la dicha de tenerme ante tus ojos y besa el suelo que piso porque estas ante una leyenda viviente
Jack: ¿Pero que tú no estás muerta?
Catrina: Es cuestión de perspectiva ¡niño!
Jack: Pues a mí no me impresiona con sus ademanes de diva, para mi  es usted una señorona que trata de intimidar a un ciudadano Norte Americano
Catrina: ¡Pero qué irrespetuoso eres muchacho! Deberían de encerrarte por molestarme y darte una golpiza antes de que te extraditen
Jack: JA JA, ¡Mira como estoy temblando!
Catrina: ¡Basta muchacho! Antes de que te agarre a palos
Jack: Atrévase a ponerme una mano encima y vera como le va, ¡vieja panchuda!
Catrina: ¿Ah sí? ¿Tú y cuantos más, escuincle?
Jack: ¡Ah! Quiere ver cuántos mas… que conste que usted lo pidió, nomas no se esté quejando… (Silbido)… ¡Hey muchachos, Aquí hay alguien que quiere una lección!…
(Aparece la momia egipcia, la bruja y el zombi mientras Jack hace amenazas de cholo)
Catrina: No seas ridículo niño, tente un poco de respeto y habla normal, ¡Como la gente! Además, ¿Tú crees que un harapiento, un leproso y una mujer muy fea van a poder conmigo?
Tutankmon: ¿Que paso señora? No sea grosera
Cooper: Si Señora, usted no sabe lo que uno sufre al escuchar cosas como esa
Blair: Además yo no soy fea, soy abstracta, ¡Como una obra de arte!
Jack: Pues así como tú los describes pierden su impacto, ¡Pero deberías temer, vieja! Pues ellos son ni más ni menos que Tutankamon, el famoso faraón egipcio, Blair la bruja y Cooper, el zombi… el no es muy conocido, pero de aquí agarra fama… ¡y de esta no te salvas traficante de calcio!
Catrina: ¡Infame! ¡Cómo te atreves a desafiarme! Conste que yo no quería, pero tú te lo buscaste… y para que esto sea parejo, también yo te voy a traer a los míos…
¡Hermenegildo! ven acá inmediatamente antes de que me empiece a doler la cabeza
Hermenegildo: ¿Me mando usted llamar señora micteca?
Catrina: Shhh… ¡Calla insolente! Que ese nombre ya ha sido olvidado, soy la señorita Catrina, aunque te pese… Y ahora ve y tráeme a los condenados…
Hermenegildo: Como usted mande señorita Catrina
Catrina: Ahora si vas a aprender como adorar a dios en tierra ajena. Jajaja
(Se escucha el llanto de la llorona, un aullido del chaman y un quejido de la momia)
Chaman: ¿Nos mando llamar señora?
Catrina: ¡Señorita! Bola de mugrosos… Y si, los mande llamar para romperles el hocico a todos estos mocosos. ¡Ahora sí, prepárense que ya les cayó el chahuistle! jajaja
Llorona: Ay señorita, no nos obligue a hacer esto. Además, ¡ellos están bien guapos! Sobre todo el enfermito de las vendas
Catrina: ¡Controla tus hormonas niña! Que este nada mas te va a embarazar y luego te dejara sola, así son todos los arábigos. Y además ya sabemos todos que eres pésima cuidando niños…
(La llorona solloza)
Tutankamon: Que paso doña Catrina (Catrina lo regresa a ver feo)… digo, señorita Catrina. No la trate tan mal, déjela ser
Jack: Si señorita, ¿Que no ve que ellos están enamorados? Lo que pasa es que usted tiene envidia porque Tutankamon es más agraciado que su momia
Catrina: ¿Agraciado ese costal de yeso? ¡JA!
Tutankamon: ¡De verdad! Quiero que sepa que por poquito y me expulsan también de mi país por guapo
Catrina: ¡Si cómo no! Si eres tan feo que hasta el mismo diablo te incita a hacer el bien para que no vallas al infierno
(Risa de todos)
Chaman: ¡Bueno, ya estuvo! A lo que venimos ¿No? ¡Éntrenle!
Momia: ¡Éntrenle pues! Ahorita vamos a ver de cuero salen mas coreas
Blair: Los voy a agarra a escobazos
Catrina: ¡Cállate ictérica de piel verde!
Tutankamon: ¡Te voy a romper los huesos condenada momia seca!
Momia: (Con ademanes de desafío) ¡Atrévete papacito! (se le cae una mano)
(Empiezan todos a discutir, insultarse y retarse, la catrina se enoja al ver que nada sucede, se adelanta hacia el público ya enojada)
Catrina: ¡Basta! (Cortina de humo, cuando el humo se disipa se observa al grupo de Jack desfallecido en el suelo y el resto abrazados, temerosos mirando a la Catrina) ¡Yo no sé porque los mande llamar si solo van a estar cacaraqueando como gallinas!
Llorona, Nahual, Momia: Perdónenos señorita, ¡perdónenos!
Catrina: ¡Ya cállense! (Toma un extremo de su vestido, lo extiende como abanico y lo pasa encima del grupo de Jack, ellos empiezan a recobrar el conocimiento)
Jack: ¿Qué paso?
Blair: ¡Tengo frio! ¿Qué nos hiciste?
Catrina: ¿Acaso olvidan que soy la dama de la murete?
Que con simpatía fémina
horrorizo a los pelmazos
¡yo!, la calavera catrina
con mis huesudos brazos…
Llorona, Nahual, Momia: ¡Bravo! ¡Bravísimo! ¡Es usted una poetiza!
Catrina: ¡A callar lame botas!
No alaben mis calaveras
Sus lisonjeras la paciencia agotan
¡A mí! La cortesana Garbancera
Jack: Caray señora, ¡Pero qué creativa es usted!
Catrina: Y ustedes, ¡Lárguense de mi presencia, infames! ¡Antes que les de muerte certera!
Tutankamon, Blair, Cooper: ¡No, no! No se moleste, ya nos vamos…
Jack: Me voy, pero me va a extrañar cuando vea que nada es igual, ¡Ya vera usted!
Catrina: ¡Ja! Levanto una piedra y salen 10 como tú… ¡Ya sáquense de aquí!... esta juventud de ahora ya no tiene moral… y ustedes ¡Vámonos que ya es tarde!
(Entra Santa Claus con su caracterizada risa)
Catrina: ¿Y tú que vende o que, gordo?
Santa: Pues vengo a preparar el escenario, porque la que sigue es mi obra navideña
Catrina: ¡Ashh! De verdad que ya no hay respeto, todavía ni me voy y ya están metiendo cosas decembrinas… yo mejor me largo, ¡Vámonos plebeyos!
Santa: ¡Caramba! Esta señora es muy enojona
Catrina (En off): ¡Señorita! ¡Aunque te pese!
Santa: Mejor después le llevo un regalo, para que no muera el espíritu navideño… ¡jojojo!

FIN

Igualdad de Derechos obra de Adelina Corea

Esta es la primer obra de 2 personajes en esta ocasión que nos envia Adelina Corea, esperamos sus comentarios al respecto de esta férrea discusión en "Igualdad de Derechos".

Personajes:
Esposo
Esposa

Lugar:
La sala de la casa 

La esposa se da cuenta que el esposo la engañó con otra mujer.  El hombre  pide perdón, al verla decidida a separarse de él, pero reaccionando de una forma machista.                

Comienza  la escena


 (La esposa está por abrir la puerta con la maleta hecha y el esposo se para enfrente de  ella y le pide que lo escuche)

Esposo:       ¡Escúchame!  No te vayas,  perdóname.

Esposa:                   ¡Cómo!    
Destruiste la pasión
                        al pisarme el corazón
                        con esa horrible traición…
                        ¡Y ahora pides perdón!

Esposo:       (Agitando los brazos en alto)

Por favor  entra en razón.
                        Sólo  fue un resbalón…
                        Sabes que mi corazón
y mi alma tuyos son.
                       
Esposa:       (Mirándolo de frente)          

No, no puedo perdonarte…
                        Imagínate que yo,
                        para el rato así pasar
                        ¡me atreviera a traicionarte!
                        Y luego que ya pasó…
                        ¿Lo podrías tú olvidar?

Esposo:       (La agarra de los hombros desesperado)     

Estás equivocada… Entiéndeme,  es diferente.

Esposa:       (La esposa se suelta e impaciente le contesta)      

No digas que es diferente.
                        Y que equivocada estoy.
                        ¡Porqué una mujer yo soy
                        crees que mi ser no siente?

Esposo:       (El hombre sacando a luz su machismo contesta)           

Tienes que estar consciente que soy hombre…

Esposa:       (Con la mirada fija en él le contesta)               

¡No seas inconsecuente!
                         Todo por amor lo doy…
                        ¡Pero humana también soy
                        y mi ser el dolor siente!
                       
Ten esto siempre en tu mente
                        que, si fidelidad pides
                        leal también has de ser…
                       
Tienes que estar, tú, consciente,
                        que lo mismo que tú exiges
                        ¡Lo demanda tu mujer!

(El hombre se queda silencio)


(La mujer agarra su maleta abre la puerta y se va sin decir más) 

Buscando una virgen maria

Brenda Fabiola Gallardo Vásquez se puso en contacto con nosotros a través de Facebook y nos dejo esta bonita Obra de teatro titulada Buscando una virgen maria.

Personajes:

  • Angel gabriel
  • Reina mala
  • Maria
  • Chica de esto es guerra (Melizza loza)
  • Ejecutiva

Guion:
Angel gabriel: dios te salve rey… ¿donde, donde esta maria? , ¿cómo podre decir mi monologo?  ¡hay! Ya se, chasqueare los dedos y saldrá una chica con m… m de maría.

Ejecutiva: si, aja , si claro jefecito ,ahi estaré chau mi amor.

Angel gabriel: ¡dios! Tu no eres maria, ¿quién eres?

Ejecutiva: soy magdalena

Angel gabriel: no eres maria, pero si te doy una respuesta… ¿la recibirias bien?

Ejecutiva: habla rapido por que mi jefe me espera.

Angel gabriel: vas a tener un niño llamado jesus, que esta en tu vientre.

Ejecutiva:¡queeee! No (3 veces), tengo cosas que hacer, en mis planes de vida no figura tener un hijo, y todavía varón, yo quería una mujer. Cuidalo tu chau.

Angel gabriel: bueno esa, no era maria, obviamente, ahora chasqueare nuevamente los dedos y me saldrá la verdadera maria.

Melliza loza: esto es guerra, eoa,¡vamos leones, woo!

Ange gabriel: y tu… ¿quién eres?

Melizza loza: soy  melizza diosa, la más bonita de eeg.

Angel gabriel: una pregunta;¿te harías cargo de un niño que esta en tu vientre?

Melizza loza: no! Ni loca, primero muerta […] ¿por qué me miras mal?

Angel gabriel: nada, solo que el espíritu de dios te bendiga.

Melizza loza: sabes que mejor me voy con mi guty, mi supermancito me espera. bay

Angel gabriel: bueno esa chica tiene nombre con m pero no es maria y otra vez a chasquear…

Reina mala: espejito espejito, dime quien es la mas bonita, de este colegio tan feito

Angel gabriel: adivinare, eres la reina mala.

Reina mala: asi es y no se que hago aca, yo debería de estar trabajando, pero bueno mi bellas manos no se pueden ensuciar.

Angel gabriel: bueno, a lo que iba, quiero que te hagas cargo de un niño que esta en tu vientre.

Reina mala: no angelito del mal, apenas aguanto a blanca-nieves y aguanto a otro enano más, serian 8 hay no, ni loca.(risa malvada)

Angel gabriel: que penita, no hay vírgenes, haré un intento mas. ¿que bien por fin resulto?

Maria:¿quien eres?

Angel gabriel: soy el que te anuncia que tendrás un hijo varón, al cual llamaras Jesús y su reino no tendrá fin.

Maria: soy la sierva del señor, hágase en mi según tu palabra.

Angel gabriel: gracias a dios, ahora si me puedo ir. Bay

Fin

El niño que quería estar solo

Una obra de teatro infantil que encontré navegando por algun foro de un reconocido escritor, hablo de Cesar de León quien tiene los creditos por esta breve pero entretenida obra de 4 personajes.

Titulo: El niño que quería estar solo
Autor: Cesar de León
Personajes: Pedro, Mama, Papa, Trollingo

Pedro era un niño caprichoso, al que nada le faltaba y el cual por mucho tiempo había estado equivocadamente criado, niño que no tenia respeto a sus padres, los cuales por mucho tiempo hacían sacrificios, todo con el único fin de satisfacer todos los caprichos de su hijo.

Un día en uno de sus tan seguidos desplantes, les grito a sus padres que no los soportaba y que deseaba estar solo, con todo su corazón, solo, ya que no los soportaba.

Al día siguiente, al despertar, no vio por ningún lado a nadie, curioso salio a la calle y vio que estaba solo, su deseo se había cumplido.

Al principio, alegre por hacer lo que quería, todo le parecía un juego, hacia travesuras que sus padres no lo dejaban hacer, comía todo el dulce que quería y sin algún cuidado, siguió por horas, hasta que se canso.

Al día siguiente, al despertar de su cama, y pensando que todo había sido solo un sueño, se levanto, solo para confirmar su soledad, ya no era tan bonito estar solo, la aventura se convertía en pesadilla.

Empezando a llorar, no sabia porque le pasaba eso a el, cuando en la esquina de su recamara, unas palabras escucho: ” tu lo pediste”.

!Papa¡ grito Pedro con todas sus fuerzas, de la oscuridad del rincón, salio un troll, solo para decirle que sus deseos se habían cumplido.

Ya no quiero estar solo, gritaba Pedro, y entre llantos en la alfombra que estaba en el suelo se quedo dormido, algunas horas pasaron, y trollingo que así se llamaba el troll, se le acerco y le dijo: Sabes que cuando alguien desea algo con tanta vehemencia, como cuando lo deseaste tu, en algunas ocasiones se te puede llegar a conceder.

!Perdón¡ grito Pedro, no sabia lo valioso que son mis padres hasta que ya no los tuve.

Podría revertir el deseo tuyo de estar solo Pedro, dijo Trollingo, pero este solo se concede, cuando es verdadero y ansiado, como tu deseo original.

Claro, dijo Pedro, ya no quiero estar solo, y entre sollozos, se volvió a dormir.

Al día siguiente, se levanto pensando que aun estaba solo, bajando a la cocina de su casa, vio cocinar a mama, y corriendo se lanzo a abrazarla.

Hijo mio, que te sucede, ¿Quieres comer?

Si madre mía, comento Pedro, te quiero mucho y quiero cambiar, ¿en que labor de la casa te puedo ayudar?

Claro hijo mio, vete a la calle a la basura tirar, y espera a tu padre que fue a traer las bolsas del mandado, para que le ayudes a bajar.

Y así el cambio de actitud de Pedro, fue notándose cada vez mas, y al anochecer y acostarse para dormir, comento: no se si lo que paso fue un sueño, pesadilla o algo real, pero a mis padres con mis acciones y amor, los voy a honrar y a ayudar.

Del rincón oscuro, una voz se volvió a escuchar, era la voz de Trollingo, que le dijo: No fue un sueño Pedro, fue real, y esta vez es la ultima que me vas a escuchar.

Y Pedro su palabra cumplió, y a sus padres toda la vida ayudo.

Moraleja: No sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos, cuida y honra a tus padres, que no son eternos.

Se busca una princesa

"Se busca una princesa" es otra obra del escritor Cubano Hebert Poll Gutiérrez del cual ya publicamos la obra "Locura Azul" que tuvo muy buena repercusión y creemos que esta nueva obra tambien la tendrá. Este pequeño drama teatral se desarrolla con 8 actores y 1 voz en off.


Titulo: Se busca una princesa
Autor: Hebert Poll Gutiérrez
Personajes: Príncipe azul, Locutor, Rey verde, Reina amarilla, Personajes 1, 2, 3, 4, Heraldo en off

ESCENA # 1

La escena representa un castillo. Vemos un trono situado en el centro, las banderas que promocionan el nombre del reino: Reino Puntos Suspensivos.  A la derecha del escenario se halla una figura de tamaño medio cubierta con una tela. Una música House o Disco estremece el espacio escénico.

Locutor (A fondo de Música): Si no tienes novio y eres infeliz, no lo pienses más y cásate con el príncipe azul. Para mayor información llamar al teléfono: 0000 O escribir a la siguiente dirección electrónica:
mevoyacasarobligado@peroteharémillonaria.dollar Y...


ESCENA # 2

Una conga santiaguera estremece el lugar. Otro personaje sale del televisor bailando, cantando. A veces incita a los presentes a bailar y cantar.
Príncipe Azul (Bailando y cantando): ¡Se acabaron las princesas, qué felicidad!
Un relámpago estremece el sitio. Sale otro personaje del televisor. La música cesa por breves segundos. El Rey Verde se sienta en el trono situado en uno de los laterales del espacio escénico y…breves segundos
después se vuelve a escuchar la conga santiaguera.
Príncipe Azul (Bailando y cantando): ¡Se acabaron las princesas, qué felicidad!
Rey Verde (Grita): ¡Yaaa! Silencio.
Rey Verde: ¡Hasta cuando! ¡Tú tienes que casarte!
Príncipe Azul: Pero…
Rey Verde: Pero nada.
Príncipe Azul: ¡Eso mismo padre! Nada. Divertirme, pasear por el mundo, es lo que deseo.
Rey Verde: ¡Vamos! Gasté una fortuna buscando la princesa de nuestros sueños.
Príncipe Azul: ¡No! Gastaste una fortuna buscando la princesa de tus sueños.
Rey Verde: Mis sueños son los tuyos.
Príncipe Azul: Entonces no los quiero, no quiero ser como tú.
Rey Verde: ¡No trates de confundirme! ¡Tú me entendiste! (Pausa breve)

Esta semana el reino ha sido visitado por las mejores princesas de todos los tiempos, de todos los cuentos y tú… (Imita al príncipe)  ¡Quiero divertirme, pasear por el mundo! (Pausa y transición) ¡Dime! ¿Por qué rechazaste a Blancanieves?

Príncipe Azul: Quien se casa con Blanca nieves también se casa con los siete enanos (Pausa) Para no aburrirte. Cenicienta es una obsesiva compulsiva. Es una adicta a la limpieza. Además no quería provocarle un infarto cuando entrará a mi cuarto, cuando viera mi caballo durmiendo en la cama y mis botas en el refrigerador. Caperucita Roja está enamorada del Lobo Feroz. La Bella durmiente conjuga demasiado el verbo dormir. Ricitos de oro también está enamorada del Lobo Feroz.

Rey Verde: ¿Fiona?
Príncipe Azul: Casarme con una Ogra? ¡No seas extremista! Además padre, ya yo tengo mi princesa.
Rey Verde: ¿Quién es? ¿De qué familia?
Príncipe Azul: ¿Acaso importa? Todo a su tiempo.
Rey Verde: ¡Quiero conocerla!
Príncipe Azul toma el micrófono Real.
Príncipe Azul: Mi amor, ya escuchaste. Mi padre quiere conocerte.
SILENCIO.
Príncipe Azul: Mi amor, ya escuchaste. Mi padre quiere conocerte.

Iluminación de la figura situada a la derecha del escenario. El Príncipe Azul se acerca hacia  ella, la destapa y…Observamos un maniquí masculino con ropa interior femenina. Silencio. El rey permanece en silencio mirando lo recién descubierto y viceversa.

Personaje 1: Por eso rechazó a mi hija.

Personaje 2: Yo siempre lo supe.

Personaje 3: ¡Córtenles las cabezas!

Personaje 4: ¡Ignorantes! Los hombres también pueden jugar al amor.

El rey saca una pistola.

Rey Verde (Enojado): Tú no eres mi hijo, no eres mi hijooo!

Persecución por el espacio escénico. Después de breve tiempo de persecución, los perseguidos tropiezan y caen al suelo.  El rey se acerca, todavía es controlado por el odio a lo diferente, el Rey va a disparar, va a disparar y…Escuchamos trompetas.

Heraldo en Off: Señoras y Señores. Ladies and Gentleman. Con ustedes, aquí, ahora, el verdadero jefe de esta comarca.

ESCENA # 3

Aparece  Reina Amarilla. Todos hacen una reverencia. La recién llegada camina lentamente hacia el Rey, lo besa en las mejillas y le quita la pistola no sin antes decirle, con su voz de miel:

Reina Amarilla: ¡Cálmate! ¿No ves que nuestro hijo es feliz?
Príncipe Azul y su novio se ponen en pie y se besan. Mientras se besan escuchamos fragmentos de una canción de José José que dice: Soy así, así nací y así me moriré (Se repite varias veces)

FIN

Souvenir de Despedida

de Rodrigo Tanoira

Vanesa está sentada en un sillón tomando un vaso de whisquy mientras escucha una música sórdida, algo de Bjork. Su presencia es melancólica, abstraída.

Luego se acerca a un cajón de donde extrae un revolver, confirma que está cargado y vuelve al sillón. En una mano el vaso y en la otra el arma.



El escenario esta separado a la mitad. En la parte de adelante se ubica el ambiente donde Vanesa desarrolla la escena: una sala de estar, un comedor y en la trasera que se separa por dos puertas ventanas corredizas, se deja ver un jardín verde y espacioso.

Suena el timbre (la escena es muy intimista, de hecho las voces deben escucharse muy suaves al menos al principio); Vanesa se toma su tiempo para hacerse cargo del llamado. Finalmente se dispone a atender el portero.

Vanesa: ¿si? (pausa) ¿qué sos quien? (pausa) ¿por qué no me avisaste que venías? (pausa) si, si… estoy sola, pero… (pausa) porque no se Julián, pasó mucho tiempo (pausa) no tiene sentido (pausa) la verdad que no, no le encuentro razones… (pausa) no puedo creerlo… esta bien, pasá…

Vanesa cuelga el portero, retoma con el vaso y el revolver y camina hacia las puertas traseras. Mira a través del vidrio, luego sale. Vemos a Vanesa que primero se enciende un pucho, comenzando a tener dificultades para sostener vaso, revolver y cigarrillo. Deambula por el jardín unos instantes fumando (toda escena desarrollada en la parte trasera del espacio debe ser lejana. Un estadío que deje al público mas distanciado de la realidad que se vive en la primer parte del escenario) hasta que escucha el timbre de la puerta. Nuevamente se toma Vanesa un tiempo para reaccionar al llamado. A partir de este momento todas las acciones de Vanesa van a estar limitadas por el vaso, el cigarrillo y el revolver. Vanesa abre la puerta, pero no podemos ver todavía a este nuevo personaje.

Vanesa: vos… apareciste… estás muy cambiado

Julián: el tiempo no pasa para vos sola

Vanesa: ¿por qué lo decís?, ¿me notas distinta?... ¿vieja? (intenta fumar pero se equivoca de mano y se lleva el revolver a la boca mientras se le vuelca un poco de whisquy apagándole el cigarrillo); entrá… siempre me pasa lo mismo…

Vanesa va directamente a sentarse en el sillón e intentar reencender su pucho. Ingresa Julián detrás; es elegante

Julián: ¿siempre recibís a la gente con un revolver en la mano? (rie)

Vanesa: es un barrio inseguro

Julián: (deambula un poco por el espacio) que lindos recuerdos; y que linda esta la casa

Vanesa: está igual Julián, igual al día en que te fuiste… perdon, que me abandonaste

Julián: no es verdad, las paredes están mas blancas, el jardín mas verde, vos mas hermosa

Vanesa: dijiste que estaba vieja

Julián: yo no dije eso

Vanesa: ¿a que viniste Julián?

Julián: pase a saludarte (se detiene en un cuadro colgado en la pared) esto es nuevo… (recuerda) ¿este es el cuadro de tu hermano?, ¿el que te regaló cuando te casaste conmigo?

Vanesa: ¿a que viniste Julián?

Julián: pobre, era malísimo pintando; el hecho de haberse muerto creo que fue una enorme justicia para el mundo de la plástica (ríe)

Vanesa: (intenta tomar un poco de whisquy, se equivoca de mano y se lleva el pucho a la boca quemándose y terminando de volcar lo que quedaba de whisquy sobre el revolver. Enojada y saturada revolea el vaso que estalla cerca de Julián) ¡¿a que viniste Julián?!

Julián: (titubea unos instantes) voy a ser padre Vanesa, quería contártelo

Vanesa queda atónita, luego reacciona

Vanesa: decime que esto es un sueño; decime que estoy mas drogada de lo habitual; te pido por favor que me digas que no me tocaste el timbre después de dos años para contarme que vas a ser padre

Julián: me parece que el hecho de ser padre me aleja definitivamente de vos y estoy convencido de que nos debemos una buena despedida, una merecida despedida

Vanesa: te hubieses despedido cuando te fuiste Julián; ¿qué te hace pensar que yo quería volver a verte?

Julián: todo fue muy rápido, una situación muy cruel como para tomar buenas desiciones; no encontraba manera de explicarte que ya no te amaba y que me iba al interior a vivir con otra persona. Fui cobarde, lo se, pero no tenía una mejor salida

Vanesa: llevo setecientos treinta días sentada en este sillón tratando de entender el sentido de la vida, de la muerte y las relaciones humanas, al borde de la locura…

Julián se sienta junto a ella

Julián: (mas suave) quiero despedirme bien, soy muy conciente que no hice las cosas del todo como corresponde, pero volví para recomponerlo. Quiero que nos quedemos con un lindo recuerdo de los dos, de lo que fue… cerrar el círculo (dibuja un círculo con el dedo en el aire. Luego intenta besarla pero Vanesa se niega) ¿estás bien?

Vanesa: (mas suave también) ya está Julián, ya te despediste, gracias por venir dos años después para decirme que te vas o que te fuiste dos años antes, así que deberías ir partiendo, a mi no me hace bien todo esto, es como una sorpresa macabra

Julián se incorpora. Observa unos instantes a Vanesa, pareciera conmovido por ella

Julián: te traje algo, algo que me gustaría lo aceptes

Vanesa: no quiero sorpresas ni donaciones Julián, andáte y eso soluciona todo; por lo menos ahora se que estás vivo, así que ya está… ¡há! y que vas a ser padre, que puedo decir… una tarde redondita, cerró el círculo como vos decís

Julián: tomalo como un souvenir de lo nuestro; no necesito siquiera que me des las gracias

Vanesa: gracias por eso

Julián: cuando estuve frente a el me di cuenta que era para vos, justo para vos y que tenía tanto que ver con lo que fuimos

Vanesa: por favor Julián no la hagas mas difícil; volvete al interior y a tus cosas y listo, yo sigo acá, tranquila, disfrutando del enorme privilegio de no tener un motivo sólido para seguir en el planeta tierra

Julián: no voy a aceptar que no lo aceptes, no te muevas de acá (sale)

Cuatro segundos después reaparece Julián con un gaucho de unos cincuenta años, de gesto bonachón pero bestial, vestido con harapos sucios, barba, descalzo, pañuelo y sombrero; muy al estilo de los malevos de la literatura gauchesca. Vanesa abre los ojos sorprendida. El gaucho saluda con un pequeño movimiento de cabeza

Vanesa: ¿qué es esto Julián?

Julián: te presento a Aurelio

Vanesa: ¿qué…he…?, ¿qué estás haciendo Julián?

Julián: el es mi obsequio; yo se que es bastante sorprendente, pero créeme que es para vos, justo para vos

Vanesa: pero Julián, ¿qué clase de enfermedad neuronal estás transitando?, contame, ¿estás teniendo problemas?

Julián: por favor Vanesa, no lo tomes a mal, es todo lo contrario; también pensé en los elefantitos de porcelana que tanto te entusiasman, pero quería ser original, quería traerte algo que te conmueva de verdad, algo que de alguna manera quede en tu mente y tu corazón como un recuerdo de nuestro amor, ese amor que no fue

Vanesa: ¿vos con todo esto te estás refiriendo a lo del Martín Fierro?, ¿vos me traes a este pobre hombre del interior porque cuando éramos novios leíamos juntos los versos de Hernández?

Julián: (con una sonrisa) ¡sí!

Vanesa: (se desploma en el sillón) ahora sí estoy segura de que no solo “quisiste” sino que “querés” destruirme, aniquilarme, sacarme completamente de contexto

Julián: fueron los mejores días de nuestra relación ¿o pensas distinto?

Vanesa: (mientras se sirve otro whisquy y enciende un porro) eso paso hace casi veinte años, éramos jóvenes y bastante pelotudos, y paso como puede pasar cualquier otra pelotudez entre dos adolescentes que se están conociendo, y repito, que además eran bastante pelotudos, y no hay que ser muy pelotudo para entenderlo dos décadas después

Julián: (no la escucha) ahora vas a ver esto… te va a sorprender (a Aurelio) no me hagas quedar mal

Aurelio se acomoda en el espacio como un actor antes de interpretar su papel

Aurelio: (con una voz ronca y un marcado acento gauchesco tradicional)

Mi gloria es vivir tan libre

Como el pájaro del cielo:

No hago nido en este suelo

Ande hay tanto que sufrir,

Y naides me ha de seguir

Cuando yo remuento el vuelo.

El gaucho se asienta nuevamente en el silencio; su mirada queda extraviada en el horizonte; su actitud es muy servicial y honesta

Julián: ¿escuchaste?, no se podría describir de mejor manera a la libertad; “No hago nido en este suelo…” (se tara. Le hace señas a Aurelio pidiéndole que le desasne el entrevero)

Aurelio:

Ande hay tanto que sufrir…

Julián: (interrumpiendo a Aurelio) eso, ande hay tanto que sufrir…

Vanesa está con la cabeza apoyada en sus rodillas, desconsolada. Julián le hace señas a Aurelio para que siga. Nos damos cuenta que lo trata como a un mono amaestrado

Aurelio:

En la güeya del querer

No hay animal que se pierda...

Las mujeres no son lerdas,

Y todo gaucho es dotor

Si pa cantarle al amor

Tiene que templar las cuerdas.

Julián: ¿te das cuenta?

Silencio incómodo. Aurelio continua

Yo no tengo en el amor

Quien me venga con querellas;

Como esas aves tan bellas

Que saltan de rama en rama,

Yo hago en el trébol mi cama,

Y me cubren las estrellas.

Julián: (entusiasmado) yo siento que soy las aves y vos, en una de esas, el trébol, el trébol de la suerte, obvio, y las estrellas nuestro amor que no fue… estrellas fugaces

Vanesa levanta lentamente su cabeza, descubre el revolver y lo apunta a Julián. De hecho le dispara a Julián y este cae al suelo para agonizar unos instantes y después finalmente morir.

APAGON

Escena 2

Delante vemos a Vanesa nuevamente en el sillón bebiendo whisquy con un aspecto descuidado (puede estar en ropa interior). Detrás del ventanal, en el jardín, notamos un cúmulo de tierra removida y una pequeña cruz encima (claramente se trata de la tumba de Julián). Sentado cerca, sobre un pequeño banquito, Aurelio saborea un mate con un aire ausente y despreocupado, envuelto en una gran sencillez pagana.

APAGON

Escena 3

Detrás del ventanal Aurelio ordeña una vaca. Esta muge cada tanto. Un momento después entra Vanesa al interior cubierta con un fino camisón sensual. Tiene una copa de champagne en su mano. Se escucha una romántica melodía de piano mientras Vanesa se apoya delicadamente sobre el ventanal. Comienzan a mirarse, Aurelio y Vanesa, ella bebiendo champagne y el ordeñando la vaca. Cada tanto se mezcla el sonido del piano en el interior con los mugidos de la vaca en el exterior.

APAGON

Escena 4

En el jardín, sobre la tumba de Julián, Aurelio con Vanesa encima hacen el amor entre gritos locos de pasión. Ella en algún momento de éxtasis imita diferentes animales de la granja

APAGON

Escena 4

Aurelio sale de la ducha en el interior. Tiene la toalla atada a su cintura y el torso desnudo, está afeitado y peinado. Parece otra persona. Mientras bebe un energizante se detiene a observar en el jardín a Vanesa que está desenterrando el cuerpo de Julián

APAGON

Escena 5

En un extremo del sillón está el cuerpo de Julián sucio y estropeado como cualquier cadáver recién desenterrado. En el otro extremo Vanesa con el revolver, el vaso de whisquy y un cigarrillo repartidos en sus manos lo observa con desdén, distorsionando el gesto.

Entra Aurelio peinado a la gomina, de traje azul brillante, corbata roja y zapatos de charol.

Vanesa: ¿qué vas a hacer?

Silencio de Aurelio

Vanesa: ¿ya está?, ¿terminaste con todo? (se incorpora y se acerca a Aurelio) cuando era adolescente tenía la fantasía de que muchos años después esto pasaría… (Aurelio sigue en silencio mientras la mira casi sin gesticular. Ella parece entregada a el pero resignada a perderlo) todo lo que quisieras me gusta; todo lo que quisiste me gustó (intenta besarlo y el se aparta) ¿estás bien?

Aurelio: (con una voz formal) ya está Vanesa, ya nos despedimos, no hace falta el beso

Ella vuelve a sentarse y a manobriar con el vaso, el pucho y el revolver. El cuerpo de Julián se desnivela y cae desparramándose sobre el piso. Vanesa y Aurelio lo observan sin inmutarse. Luego ella se recuesta en el sillón. Aurelio espera unos segundos, descuelga el cuadro de la pared y sale con total tranquilidad.

APAGON FINAL